Skip links

AGRADECER, LA PUERTA HACIA LA ABUNDANCIA

¿Qué conexión existe entre el agradecer y la abundancia? Aparentemente ninguna, en especial en nuestra cultura occidental donde el agradecer no pasa de ser una norma de cortesía, escaza en los tiempos actuales. Recuerdo, en mi infancia. que mi mamá nos decía: “de desagradecidos está lleno el infierno”, cuando no nos queríamos comer alguna comida que no nos gustaba. También nos lo recordaba, cuando no aceptábamos el remiendo en la ropa o algún útil escolar heredado. Cuando adolescentes, que creíamos que el mundo estaba a nuestra disposición, el concepto del infierno se volvió borroso y mucho menos practicábamos el agradecer. Pero, lo que llama la atención es que el agradecer está en todas las culturas y religiones.

El agradecer en las diferentes culturas

Según la religión antigua del taoísmo, se le atribuye a su fundador Lao Tse, la frase: El agradecimiento es la memoria del corazón. Eso quiere decir que el agradecer sale de lo profundo del ser, no como una norma de cortesía. Es energía vital y solo se puede dar gracia cuando tenemos energía y no cuando ella está escaza.

Otra religión antigua, el judaísmo, tiene el agradecimiento marcado en el nombre de su pueblo.  “Yehudi”, en hebreo, nace de la palabra “Agradecimiento”. “Yehdi” (judío), implica proveniente de la tribu de Judá. Para el judío, agradecer permite que pueda apreciar la bondad oculta en las cosas y el mundo. El agradecer permite construir puentes entre las personas y con Dios. El agradecer, para ellos, les permite tener una posición activa hacia la vida y ser partícipes de los regalos que reciben. Es decir, el agradecer es una puerta hacia la abundancia.

Trabajé durante 5 años con una institución educativa hebrea y allí encontré lazos de amistad muy estrechos, entre ellos y con aquellos que estuvimos con ellos. Esas amistades se mantienen después de casi 50 años y lo atribuyo al sentimiento de agradecimiento que le dan al regalo de la amistad.

Mas sobre el agradecer y la abundancia

El saludo oriental “Namasté”, que significa “yo me inclino hacia ti y te reconozco”, tiene un sentido de gratitud. Y ese saludo se practica desde la perspectiva más noble de la humildad. Pero humildad no significa pobreza, significa reconocer lo que se tiene y ser capaz de dar. Es decir, desde la abundancia reconozco tu gracia.

Termino mencionando el Día de Acción de Gracias o “Thanksgiving Day” en Estados Unidos, Canadá, Islas del Caribe y algunos países europeos. Es un día para agradecer la buena cosecha, aunque en varios países se ha convertido en un día festivo y normalmente para reunirse con familiares y amigos. Si ustedes conocen algo de esa celebración, ese día refleja la abundancia y se da las gracias por la gracia recibida.

El concepto de agradecimiento también tiene otra connotación distinta a la de cortesía de dar las gracias. Nuestros campesinos latinoamericanos hablan de alguna tierra buena diciendo: “Tierra agradecida que lo que se siembra, nace”. Se refieren a una tierra con gracia o que ha recibido una gracia ya sea del Creador o del Universo, según sean tus creencias.

Vivir agradecidos

El agradecimiento es un estado interior por el que la persona reconoce que ha sido beneficiada por otra. Ella recibe un regalo, merecido o inmerecido y lo reconoce hacia su bienhechor. Pone a cada persona en situación de reconocerse necesitado de los demás y por tanto humildemente abierto al apoyo, físico o moral. Si profundizamos aún más en el tema, el teólogo, abogado y desarrollador del ser, Roberto Pérez, se refiere al agradecer como el agrado de ser. El agrado de ser y estar vivo, el agrado de recibir tantas gracias que nos da la abundancia.

El agradecimiento es un modo de amar. Al recibir lo que nos da otra persona le permitimos crecer, la reconocemos valiosa para nosotros, es un modo de dar. Recibimos energía del otro. Dar y recibir, son definición de amor y deben ser una constante en nuestro diario vivir, un continuo intercambio de bienes materiales, afectivos y espirituales.

Agradecer: el secreto de la abundancia y felicidad

Dicho término tiene su etimología del latín “gratia” que a su vez adquiere su génesis en el Indoeuropeo “gwere” y cuyo significado es alabar en voz alta. En las religiones que nacieron en el oriente medio, es considerada una virtud. El agradecer consiste en el reconocimiento, valoración y respuesta justa hacia otros seres humanos o hacia el Creador. Agradecer es una actitud beneficiosa que nos ayuda a mantener nuestra felicidad y salud. Cada vez que damos las gracias nuestro cerebro rejuvenece y percibimos regalos espontáneos que la vida nos ofrece de muchas maneras. El Dr. Wayne Dyer, en el video Beneficios de Ser Agradecido, nos dice que la verdadera gratitud es el regalo de la vida.

 

Durante esta época de diciembre, el Espíritu de la Navidad, nos abre el corazón para dar y para recibir. Es una época de gracia, pues las familias se reúnen y abrazan y se brindan cariño, alegría, comidas y licor con abundancia. Para éstas festividades las reuniones se hacen alrededor de la madre, y es una oportunidad para que los hijos le expresen su agradecimiento. Desde Coemprende saludamos a esas madres de todo el mundo. Ellas han sido el paraguas de amor para el resto de los mortales y les decimos gracias, gracias gracias.

 

Gerardo Fonthal

Inventor, emprendedor, profesor universitario

Asesor empresarial

Leave a comment

  1. Post comment

    María Elena Henao P says:

    Gratitud. valor importante para el diario vivir, especial para ponerla en práctica desde el corazón .
    Gracias

  2. Gracias por todo lo que he recibido por todas las oportunidades en lo que llevo de vida.
    Gracias Coemprende por todos esos mensajes de reflexión.