Skip links

EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS NO ES DE LOS GRANDES SI NO DE LOS RÁPIDOS

Es común pensar que los negocios grandes  es lo mejor, pero se olvidan que en el siglo XXI se necesitan negocios rápidos. Es un  hecho que las  necesidades de los consumidores son cada día más sofisticadas, individualizadas  y diversas. Esto da la oportunidad a miles de emprendedores  de dar nuevas soluciones con negocios rápidos, lo que da origen a nuevos  millonarios. A principio del siglo  XX las empresas  eran negocios grandes  donde  la estabilidad regia  su futuro, y pasaban años para que hubiera un pequeño adelanto. De esta manera,  los productos y empresas parecían eternos. Un ejemplo fue  Ford, quien se daba el gusto de decir  todos mis autos son negros  y si a los clientes no les gusta el color que no los compren.

Los cambios

Después del  año 2000  los cambios se  han vueltos constantes pero todavía las empresas y  las  personas  les  cuesta  mucho asumirlo y asimilarlo. Hoy  el cambio es  el principal factor de la desaparición y  aparición de nuevas empresas y nuevos productos, alcanzando una  intensidad sin precedentes. Pero, ya la mayor parte de las empresa son conscientes de ello. El lema es o entienden  o se acoplan a las nuevas situaciones  y lo enfrentan  o sencillamente un nuevo emprendedor lo sacara del mercado. La dualidad es o negocios grandes o negocios rápidos.

La variedad en el mercado

Anteriormente vivíamos en un mundo monopolizado  donde la variedad  era muy poca. En cambio, hoy la globalización da  la oportunidad de  todo  tipo de productos que el consumidor está dispuesto a  comprar sin importar que tan  remota y desconocida esté la fábrica. Ese hecho hace que cada día sea más difícil competir  en el mercado con las  viejas técnicas y  métodos. Es obligatorio actualizarnos y prepararnos para  hacerle frente  a la globalización. No con miedo, si como una forma de salir del área de  estabilidad.

La competitividad

Esta misma situación ha conllevado a que no exista una competencia. Ahora lo que se tiene es una alta competitividad donde se requiere empresas y productos con mayores valores agregados. Hoy no manejamos hechos como en el pasado le sacamos provecho  a la información para que se convierta en herramienta en la toma decisiones. Estas se cuidan como una de las riquezas de la empresa que se convierte en elementos para desarrollar  todo tipo de planes que le permitan  llegar   a los consumidores.

Clientes

Se  ha cambiado el término peyorativo y frío de compradores  a  clientes. Este último personaje se convierte en el centro de la organización,  el cual  hace  vivir o morir cualquier  empresa. Ya  no solo se debe   buscar  vender productos.  Ahora, el centro de todo es  ganar y mantener  a esos  clientes satisfechos mejor que  los demás  productores del mismo producto.

El talento humano

Las empresas del pasado siguen viendo de una forma torpe y miope  a  las personas. Las empresas los ven como empleados  y no como como un talento humano  que puede hacer que una organización  sobreviva en el futuro. Las  ventajas de una empresa no están en su maquinaria si no en su gente, en sus habilidades, conocimientos y experiencias.

Hoy las empresas de éxito,  las más innovadoras, así como los países  desarrollados no les importa si una persona tiene  80 o 100 años. Lo que importa es si tiene una gran experiencia o conocimiento y con ella  puede generar  diferentes  productos que se conviertan en éxito. La idea es transformar el mercado  o posicionar una organización, logrando así que la empresa  tenga una ventaja competitiva en el mercado. Un ejemplo es el Real Madrid o  el  Barcelona de España, quienes tienen equipos de expertos buscando talentos del fútbol que le permitan lograr ser el mejor equipo de  Fútbol. La  empresa o emprendedor que tenga las personas con los mejores conocimientos, habilidades y destrezas  le llevara una  ventaja inmensa  a todos en el mercado.

Previniendo los problemas

Las empresas que se enfocan en modelos pasados, no tienen capacidad de prevenir los problemas.  Adoptando nuevos modelos que tengan capacidad para anticiparse  pueden  reaccionar, sin ser demasiado tarde.  Lo cual   permite  observar  oportunidades y construirlas, no solo  solucionando problemas,  si no previniéndolos. Por lo tanto las empresas no necesitan  jefes que manden, si no lideres capaces de  coordinar, facilitar y apoyar el equipo de trabajo.  De esta manera, se permite  superar obstáculos, aprovechar oportunidades, anticiparse o influir sobre los problemas. Apoyados en el cambio,  que se ha convertido en algo  no programable. El cambio se convirtió en una situación impredecible que lleva  a las empresas a estar  despierta y lista para actuar.

Para que una organización crezca y sobreviva en los próximos años,  usted debe  comenzar  a cambiar  ciertos  conceptos que tiene  del mundo de las organizaciones- Deberá  cambiar hábitos de forma que no lo lleven a tener una ceguera que le impida ver los cambios en el mercado o lo  lleven a una miopía que lo haga desaparecer.

Los ejemplos son muchos en Colombia, Latino-américa y el mundo.  Empresas que  hace  30 o 40 años eran líderes en el mercado,  hoy no existen  o si están, apenas sobreviven. Espero que usted o su organización no sea una de ellas, esté listo para anticiparse a los cambios. Le recomiendo que,  abra bien sus ojos y  oídos  y actué antes que sus competidores. Recuerde que,  el centro de toda organización es  el cliente.

 

 

 

Humberto Durán Vera

Administrador de Empresas

Especialista en Gerencia y Mercadeo

Magister en Gerencia del Talento Humano

Leave a comment

  1. Muy buena la información me gustó mucho

  2. Tiene toda la razón Dr. Humberto Durán. Está cambiando tan rápido el mundo y la economía, que aquella empresa que permanece igual, pronto morirá. Ejemplo miles: Kodak, Nokia, Yahoo por mencionar unas multinacionales. Hoy hay que ser muy resilente y mantener una estrategia de cambio, porque el cliente está evolucionando a una alta velocidad.